INSEPARABLES: AGUA, HUMEDALES Y VIDA

Desde su primera conmemoración, el 02 de febrero en 1971, a la fecha, se ha registrado la pérdida de más del 35% de los humedales en todo el planeta. Esto según un estudio realizado por la Convención Sobre los Humedales, llamada Ramsar, en honor a la ciudad iraní donde se firmó el compromiso de su cuidado.

La Convención Ramsar es el único tratado internacional centrado en la protección de los humedales. Tras medio siglo de regularse su protección, las cifras son alarmantes pues un 25% de las especies dependientes de los humedales continentales y el 23% de los humedales marino coseros se encuentran en peligro de extinción.

“Los humedales son el ecosistema más biodiverso y valioso del planeta”, reveló Martha Rojas Urrego, Secretaria General de la Convención sobre los Humedales.

Los humedales comprenden ríos, lagos, marismas, tubernias, manglares, arrecifes de coral y estuarios. Su biodiversidad única radica en que, entre sus características, destaca que son ecosistemas híbridos que pueden ser de agua dulce o salada y hasta una combinación natural de ambos. Además, en los humedales se encuentra concentrado más del 30% del carbono que existe en toda la Tierra.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CGN PRONICO (@pronicocgngt)

Los humedales son fundamentales para la vida en el planeta porque el 40% de las especies que viven en el mundo se reproducen en los humedales. Estos también son responsables de regular el ciclo del agua y el clima que brinda un equilibrio natural para las especies animales y vegetales. También existen humedales artificiales como embalses, las salinas o los estanques.

La salud de los humedales forma parte de las metas ecológicas mundiales, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, las metas de biodiversidad de Aichi, el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y la Neutralidad en la Degradación de la Tierra. Según Rojas Urrego, la crisis del agua impacta de forma significativa, ya que menos del 1% del agua de la Tierra es dulce y son los humedales quienes permiten conservarla. La representante agregó que se consumen más de 10 mil millones de toneladas de agua dulce al día y que necesitaremos 55% más de esa agua a finales de 2050.

SETAL, un ejemplo exitoso del cuidado de los humedales

La Reserva Natural Privada Setal, es un área natural privada protegida por la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN). El humedal está ubicado en el municipio del Estor, Izabal y abarca 617 hectáreas. La Reserva Natural Privada, toma su nombre del río Setal, el cual es el límite oeste del área protegida.

Cerca del 80% de la reserva se encuentra dentro del límite nor-este del Refugio de Vida Silvestre Bocas del Polochic, un humedal reconocido por Ramsar. Este reconocimiento mundial hace de la reserva uno de los lugares más importantes para los procesos biológicos de la región. Sus 617 hectáreas son el hábitat de una alta diversidad biológica, con 462 especies botánicas, una de ella endémica para Guatemala y dos endémicas para la región.

Setal alberga 110 especies de orquídeas y 35 especies de bromelias, 37 especies de mamíferos. Además, es el hogar de más de 200 especies de aves entre migratorias y playeras, 20 especies de anfibios, además de 20 especies de abejas del género Euglossini. También es uno de los refugios del Mono Aullador (Alouatta pigra) y del Cocodrilo Americano (Crocodylus acutus) especies en peligro de extinción en Guatemala.

Para manejarla de manera sostenible, la Compañía Guatemalteca de Níquel ha zonificado el área de Setal en tres partes, lo cual permite ordenar las actividades actuales y potenciales y evitar el deterioro de la diversidad biológica.

  • Zona de Protección Especial: Es el área de bosque latifoliado inundable, hábitat del mono aullador y cocodrilo. En esta área se permite la investigación científica la regeneración natural o inducida y programas de educación ambiental.
  • Zona de Recuperación: Zona característica de matorrales inundables hábitat de aves acuáticas. También está abierta a la investigación científica, la regeneración natural o inducida y la educación Ambiental.
  • Zona de Manejo Sostenible: Es un área con guamiles y pasto, ideal para visitas demostrativas del manejo sostenible y para iniciar procesos de educación ambiental.

La importancia de Setal radica, en el adecuado manejo de su diversidad biológica, sus tipos de bosques y su fauna emblemática.

Setal se encuentra reconocida oficialmente por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) a través de la Resolución 87/2009. Además, está registrada en la Asociación Nacional de Reservas Ecológicas Privadas de Guatemala (ARNPG), y con ello se convierte en la primera Reserva Natural Privada, bajo la tutela de un proyecto minero en Guatemala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.